jueves, 7 de octubre de 2010

En la memoria



6 de Octubre: Esta mañana leía un emotivo texto de mis compañeros Jose Valdecasas y Amaia Vispe sobre un hombre que había decidido marcharse. Un hombre sin nombre ni rasgos que lo delataran. Sólo alguien que se había ido demasiado lejos para deshacerse de un dolor al que seguramente no podía hacer frente.

Pero las horas me han jugado una mala pasada. Y en mitad de la mañana ha caído sobre mí la triste noticia : Esther, sabes que ....... ha muerto?, y después, con el sonido silencioso de un clic de piezas que encajan me he dado cuenta...

De que el hombre que había terminado con su vida, era el mismo al que tuve la suerte de conocer no hace demasiado tiempo. El que sonreía dando sus primeros pasos después de haberse fracturado ambas piernas. El que siempre tenía una palabra bonita que decirnos a todas las mujeres que por aquel entonces poblábamos su universo. El que no dejaba de huir de sí mismo cobijándose entre las cuatro paredes de nuestras unidades. El que recordaba con amargura un amor que no pudo ser: su princesa, la llamaba, la razón de todas sus penas, el único motivo de su desgracia. El que a veces se ensombrecía aunque se empeñara en negarnos a todos su negrura...

Aquí os dejo dos textos de este hombre copiados textualmente de una antigua entrada de este blog. En ellos quedan plasmados sus deseos y sus miedos. Añadiría mis sensaciones, mi rabia y mi impotencia, mi desconcierto ante una realidad que no comparto, pero mis palabras sobran y poco importan.
Oigámosle a él, allá donde esté.

" Mis deseos para este próximo año son ,en primer lugar, esperar lo mejor para cada ser humano.
Por lo que repecta a mi persona, me hubiera gustado haber llegado a la altura del ciudadano de a pie, tener una esposa e hijos como cada hombre, un trabajo, que de eso ya casi ni queda, pero reconozco que ya no es posible, pues con 50 años dónde voy. Sin embargo, aún me quedan algunas metas por conseguir: un trabajo propio, de lo que sea, el alta hospitalaria y convivir con mi enfermedad lo mejor que pueda ".

" La calle es mi mayor miedo, me siento inseguro y me dan miedo los coches y las personas. Cuando llego a casa me voy derecho a mi habitación, donde me refugio. Mi mayor miedo es el ALTA. No consigo comprenderme, no sabría explicar por qué me ocurre esto, pero estoy seguro de que me falta seguridad y de que, a pesar de tener muchos hermanos, me encuentro solo. Solo sin saber qué hacer para olvidar estos miedos, para entender mi enfermedad que me resulta inexplicable. No encuentro soluciones y aunque la medicación me ayuda, no cura mi miedo".

Texto escrito por Esther Sanz Sánchez ( Psicóloga Clínica del Área Externa de Salud Mental ).

7 comentarios:

Jose Valdecasas dijo...

No tengo muchas palabras. Queda el dolor de la pérdida. Y la rabia por todo lo que podríamos haber hecho pero no hicimos... Pero dicen que, en cierto sentido, uno sigue vivo mientras se le recuerda. Algunos lo sabremos recordar bien. Un abrazo.

Jose Valdecasas dijo...

Sólo aclarar que el texto en memoria que publicamos en nuestro blog postPsiquiatría era obra de los dos autores, como todos los textos: Jose Valdecasas y Amaia Vispe.
Un saudo.

Noe dijo...

Hacía un par de días que no leia los blogs y me enteré esta mañana en seminarios...ahora que os leo me sobrecojo más todavía!me quedo en shock y con peor cuerpo...tb le conocí.
Soy una enana en formación pero creo que la primera lección ya la he aprendido y es más, la he aprendido porque lo he visto también "NO HACER": hay que escucharles a ellos!siempre!!tanto diagnostico y tanto síntoma, si encubre gravedad o es criterio de ingreso..de qué sirve??si no escuchamos lo que, de verdad, nos quieren decir??el sistema falla..y mucho!menos mal que hay personas dentro que se animan a cambiarlo...

Blog salud mental dijo...

Besos para los tres.
Esther.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Los diagnosticos (a la actual forma) son los escudos usados para separarse de las personas. Dan seguridad (ficticia) al diagnosticador y poco mas. O nos metemos en la cabeza que hay que estudiar historias personales y hay que hacer diagnosis de los procesos, o el paciente va a ser el ULTIMO beneficiado por el sistema, que ahora solo funciona de forma que su prioridad es favorecerse y protegerse en primer lugar a si mismo, y lo demás es accesorio.
Descanse en paz.
Saludos.

Anónimo dijo...

A pesar de todo el estupor que produce una muerte en circunstancias tan tristes, creo que es un emotivo homenaje de quienes lo intentaron.
Desde hace tiempo se me cruza la intuición de que la memoria y los sueños se construyen de una "materia" muy parecida, quien sabe si de esta memoria, se consiguen esos sueños.
Muchos ánimos a todos y todas, especialmente a Esther por esas palabras que ha dejado en postPsiquiatria.
Que la tierra le sea leve!
Gorka

etiquetada dijo...

En mi memoria están también dos hermanos muy jóvenes, un buen amigo que lo intentó(ahora está bien) y un recuerdo personal de contacto con el horror de no ver más salida que la de emergencia.Educando para la paz se evitarían muchos terrores, reforzando lazos afectivos se evitarían muchas soledades.
Lo siento muchísimo, muchos besos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails