domingo, 30 de septiembre de 2012

Más allá de los títulos




A continuación, y prosiguiendo con nuestra sección de colaboraciones, os dejamos la conferencia "Mas allá de los títulos" estrenada en el Auditorio de Tenerife Adán Martín el 4 de Marzo de 2012 y cedida a nuestro blog por su autora, Ana Lidia Batista Díaz:

¡¡Buenas noches!!

Esta conferencia se titula: Más allá de los títulos.
El sonido de los pájaros, lejanos y metálicos, la naturaleza ausente, la presencia humana vacía de contenido vital, vacía de interacción. Soledades en compañía. La vida como conjunto de movimientos en permanente situación de re-cálculo.

LA GENERACIÓN DE LOS TINKS: TWO INCOMES NO KIDS. Dos sueldos, no niños.
LA GENERACIÓN DE LOS LAT: Living apart together. Viviendo juntos, y cada uno en su casa.
LA GENERACIÓN DE LOS NINIS: Ni estudias, ni trabajas.

La humanidad robotizada, deshumanizada, con prisas por llegar a ninguna parte.
Aprisionados en cárceles mentales, emocionales, físicas, espirituales…
Con la atención huérfana de lo importante. Enajenada, en lo ajeno. Distante de lo propio, de lo auténtico.
Responsabilizando a los demás de nuestro dolor y de nuestro fracaso. Con muchas dificultades y a veces incapacidad para reconocer y aceptar las consecuencias de las decisiones tomadas.
Acaso, ¿Somos víctimas de un complot? ¿De una estructura social, económica y política que tiene los órdenes desordenados? Que nos distrae de lo importante. Que nos domestica hasta perder la referencia más íntima.
Y todo ello ocurre dentro de una piel. De un cuerpo, que se alimenta como sabe, que se mueve como puede, que se queja con dolor.
Este cuerpo, prisionero de músculos rígidos, tensos, que han perdido su tono a fuerza de emociones contenidas, de traumas no reconocidos, de muertes no lloradas, de pasos no caminados, de bailes no bailados.

  •  Y este cuerpo se nos queda estrecho, a veces tanto, que nos asfixia, y grita de miles de formas: silenciosamente, estridentemente, crónicamente, agónicamente.
  • Y esta mente, a la que le hemos dado el poder absoluto para liderar nuestras vidas. Con su arrogancia y prepotencia. Con el poder del conocimiento y de la ciencia como bandera. ¿Seré algo más que lo que pienso?
  • Y este corazón aprisionado en un puño. Desvitalizado. Relegado a un plano secundario. A veces urgentemente agitado por la ansiedad, otras veces alarmantemente lento, casi muerto.
  • Y estas emociones negadas, reprimidas, no expresadas. Bomba atómica a punto de explotar. ¿Me puedo fiar de lo que siento?
  • Y los instintos, castigados, ignorados, censurados. Necesito que alguien me valide esta fuerza creativa y vital. Necesite que alguien me muestre cómo ponerlos al servicio de la vida.
Necesito que alguien me diga que soy un ser humano!!
Necesito que alguien me diga que pertenezco!!
Necesito que alguien me cante una nana!!

El ser humano está en estado de coma. Su respiración es cada vez más superficial, el pulso se altera, a veces se desvanece…
Necesito oxígeno….., me hace falta oxígeno….
Y llega el sistema y nos ofrece sus soluciones. Métodos que atienden el síntoma, obviando la naturaleza del mal, más allá de lo físico.
Y dejamos nuestro cuerpo en manos de la ciencia, esperando que nos curen, que nos quiten esta angustia que nos seca la garganta, que no nos deja dormir, que apenas podemos tragar. Este miedo y este dolor que nos paraliza. Esta desesperación que nos deja ciegos.
Trankimazín, 50, yeso para las fracturas del alma.
Y el sistema educativo, perpetuando los reductos antiguos, nos sigue instruyendo en la ley de la gravedad y el teorema de Pitágoras. Poniendo el énfasis en la seriedad y en la norma. Ignorando las necesidades afectivas, dejando poco espacio para la risa y ninguno para el disfrute.
Y el sistema laboral, con negociaciones a la baja, donde el poder estrangula a las fuerzas de trabajo. Dejándolas sin fuerza y sin trabajo.
Y la religión, con discursos anacrónicos e incongruentes que vuelven ateas hasta las almas más necesitadas.
¡¡Y YA NO AGUANTO MÁS!!
Cerca de mí, a veces demasiado cerca, merodean fantasmas que juegan con la muerte como alternativa, salida de emergencia en aterrizaje forzoso.
Y surge la destrucción, la guerra, la violencia interna que desparrama hacia afuera lo que ya no puedo contener dentro.
Crisis, ruptura, ruido, luces aplastadas contra el suelo, en medio de la oscuridad.
Restos del naufragio.
¡Este caparazón ya me queda estrecho! Busco una grieta en la que auto-atraparme y que me ayude a deshacerme de este corsé que me he ido construyendo a fuerza de renuncias. A fuerza de ignorarme.
A fuerza de sufrir y de desear no sufrir tanto, busco salida.
Necesito comprenderme.
Donde hay comprensión no hay culpa, ni es necesario el perdón.
Necesito:
Reconocer mis fronteras, aceptarlas y, navegar más allá de ellas. Sintiendo al principio la necesidad de mirar atrás, para comprobar que de verdad me alejo.
Después fijo la mirada en el horizonte, que avanza delante de mí, al tiempo que me acerco.
Horizonte huidizo e inalcanzable, como las utopías.
Puedo acabar aquí. ¿Qué les parece?, ¿sigo un poco más?
                                                            
                                                                 EXIT.SALIDA
En caso de despresurización de la cabina, deberá hacer uso de las máscaras de oxígeno que colgarán sobre su asiento.
Y desafío la seriedad de las circunstancias que me encadenan mis pies al suelo.
¿Qué es lo que me dificulta o impide vivir en calma, relajada, disfrutando de la vida, qué me lleva a pensar que la felicidad es demasiado para mí?
El miedo, la culpa y la lealtad se presentan como obstáculos.
¿Cómo me voy yo a permitir el lujo de ser más feliz que mis padres???
Y me doy cuenta que necesito: T r a s c e n d e r m e.
Ir más allá de mí misma, de mi identidad, de lo que se espera de mí.
Ir más allá de mi propio nombre, de donde vengo, de lo que hago, de lo que tengo.

  • Necesito conocer, y aceptar mis orígenes, mi árbol genealógico, mis ancestros. Los respeto y los honro. Trasciendo mi familia y soy ciudadana del multiverso.
  • Necesito conocer y aceptar mi cultura, raza, costumbres, lengua, país. Trasciendo mi nacionalidad y obtengo un pasaporte libre de banderas y de credos.
  • Necesito conocer y aceptar mi fragilidad, vulnerabilidad, miedos y sombra.
  • Reconociendo que soy la mejor versión de mí mism@ que a fecha de hoy he logrado ser. Versión que es el resultado de mi esfuerzo consciente en este camino de la autenticidad.
Ahora también es un buen momento para acabar.
¡¡¡Buenas noches y Muchas gracias!!!!

Texto escrito por Ana Lidia Batista Díaz, "eterna buscadora de la calma interna y amiga de compartir los hallazgos que la aproximan al equilibrio inestable", según sus propias palabras. CesCanarias es uno de los espacios desde el que lo hace www.cescanarias.es y desde el que nos proponen el recomendable curso : La vida y la muerte desde una perspectiva sistémica ampliada, que tendrá lugar los próximos 8,9,10 y 11 de Noviembre.

3 comentarios:

Blog salud mental dijo...

Felicito entusiastamente a Ana Lidia Batista por su ponencia. De esos textos que se leen con rabia, devorando las certeras palabras llenas de verdad.

"Métodos que atienden el síntoma, obviando la naturaleza del mal,..."

Al leerlo me he acordado de esta escena de una antigua película:
http://www.youtube.com/watch?v=cJCg7CQbIx8 "¡¡Y YA NO AGUANTO MÁS!!"

César M. Estévez

thuja dijo...

Brillante, acertado, de gran fuerza emocional, real, auténtico.....
Felicitaciones!!! Excelente

pere dijo...

"Necesito conocer y aceptar cada pieza de mi mism@ para trascenderla"

¡ Excelente destilado nos ha preparado ALBD !

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails