miércoles, 9 de enero de 2013

Textos de Ulises para su madre (Enero 2013 y Enero 2012)



         
          
        
Enero 2013
Hola mamá, 
te quiero mucho, te extraño, he llevado aquí dentro dos años que se sufre, pero estoy bien. En esta carta te escribo mis sentimientos y mis emociones. Sé que he perdido la paciencia en varias ocasiones, hasta he perdido la confianza que has tenido sobre mí, por ejemplo en las ocasiones en que me has dicho que tuviera paciencia con mis hermanos, que confiara en mi padre, que no fuera un amargado en la vida y que no fuera un niño con mis amigos, que fuera un hombre y afrontara mis problemas con decisión. Bueno, que lo siento y que además de ser un caprichoso, te quiero. Bueno, en esta carta te digo perdón por todo el sufrimiento que te he hecho pasar, lo siento, aunque aún no me hayas perdonado y yo no me haya arrepentido. Siento que todo se me derrumba y tú has acabado tus sentimientos por mí, pero mi corazón dice muchas cosas y tú has decidido ayudarme regresando a este centro. Quiero decirte que voy consiguiéndolo con paciencia, bueno, el día a día, ya tú sabes.
Te quiero.
          
Enero 2012
Quiero mucho a mi madre. Le tengo que demostrar que puedo tener la voluntad de decir no a las drogas. Ella es muy presumida cuando interfiere de veras. Soy trabajador y lo imagino. Es un abismo de cosas como la trampa. Soy Ulises que puede con la trampa al escapar de mi padre, ellos, escaparon de la pantalla y desmontaron lo que había dentro: un asesino. Quedaste atrapado por varias trampas. Soy Ulises el que se imaginó su trabajo y no pudo con su padre. Luego me identificaron como “garimba”, un apodo. Fue Jose quien escribió de mí. Quiero salir de, quiero y quiero salir de ti. Quiero mucho a mi primo y a mi hermano. Se llamaba Javi. 


Textos escritos por Ulises en el taller del blog del Área Externa de Salud  Mental de Tenerife. 

5 comentarios:

ancar dijo...

Es muy triste. Este chico ha matado a alguien? La foto es en b/n pero en un espacio abierto. Por qué no se pone un bunker oscuro. Querría pensar en estos ingresos abismales (dos años!!) apartados de la vida, como viviendo en un geriátrico, ingresado y sin embargo con las puertas abiertas (supongo que en una residencia no harán con los viejos eso, no dejarlos salir), con la mano tendida pero sin la no opción de la coacción, aunque estoy seguro que ni siquiera es así. Soluciona algo esto, pregunto. Y la familia?? Los expertos lo llaman desvinculación... A muchos les joderían la vida.

Blog salud mental dijo...

Hola Ancar, afirmas demasiadas cosas que poco tienen que ver con la realidad de Ulises ni con la del Área Externa de Salud Mental.
Un saludo y suerte.
Esther.

ancar dijo...

Salir? Con permiso. No es una puerta abierta. Es muy atrevido pensar que un contexto de privación de ese calibre (la libertad no es nada, pero es una necesidad que desvela sus atributos cuando desaparece) no tiene consecuencias en el contexto vital de la gente, en estos casos mucho más, alguien vulnerable, un paciente. No es solo una apreciación de inmoralidad o una afirmación caprichosa lo mío. Esto es una intervención coactiva atroz. Gracias, pero yo prefiero estar solo que caer en esas redes.

ancar dijo...

Mantengo lo de atroz. Porque es atroz. Pero creo que dije YO haría. Ante la fuerza qué puedes hacer...

Afortunadamente tengo encanto para mi familia. No tengo que escoger. Pero forzado, no fue solo ironía, con el tiempo se vería, tengo madera de superviviente... Sin embargo admito que sería una salida individualista, triste, no ideal.

En el momento de que eres víctima de una agresión o una coacción legítima, es igual, son dos formas de violencia, no se da ninguna otra opción. No tienes elección. Por eso, hay que estar muy seguros cuando se hace. Estas mierdas de 2 años encerrado sin la puerta abierta no puede ser legítimo. Que algo tan estruendoso no se escuche es desmoralizador.

ancar dijo...

Ha acabado por repugnarme la foto que acompaña tan sentida carta. Lo refleja todo, la devastación del sometido a perpetuidad, y el escapismo del resto. Es una última puntualización, pero, hoy, aquí, el negativo, la imagen coherente correspondiente, sería poner una que evocase la ratonera. Reflejando honestamente la verdad. La de un poder sistémico que una y otra vez acosa, no impele, extralimitado.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails