domingo, 24 de enero de 2010

¿Qué es el trastorno bipolar?



El trastorno bipolar (también llamada maníaco-depresiva) consiste en una alteración de los mecanismos que regulan el estado de ánimo, de forma que los cambios habituales que experimenta cualquier persona en su tono vital, se acentúan hasta un punto que se puede llegar a requerir la hospitalización.
Las personas que sufren este problema pueden presentar, durante días, semanas o meses, períodos de pérdida de interés en sus actividades habituales, falta de concentración, intensa apatía (cualquier pequeña tarea o contrariedad se convierte en un escollo insalvable) y alteraciones del sueño y del apetito (tanto en el sentido de aumento como de disminución). Estos síntomas son comunes a las diversas formas de DEPRESIÓN. Sin embargo, estos pacientes sufren también episodios inversos, en los que se sienten capaces de cualquier cosa, se embarcan en numerosos proyectos, hablan en exceso, gastan el dinero con profusión y se molestan fácilmente cuando se les lleva la contraria. Estas fases reciben el nombre de MANÍA o HIPOMANÍA, según su intensidad. Algunos pacientes, finalmente, presentan fases mixtas, en las que se entremezclan síntomas de depresión y síntomas de euforia.

 Los síntomas más típicos de la fase MANÍACA son (no es necesario que se den todos):

Irritabilidad
Hiperactividad
Disminución de la necesidad de dormir
Locuacidad
Aumento de la sociabilidad
Euforia
Ideas de grandeza
Aumento del impulso sexual
Aceleración del pensamiento
Gastos excesivos e inapropiados
Conducta desordenada
Planes irrealizables
Ideas delirantes
Alucinaciones

Puede ser que resulte difícil imaginar que una persona que ha llegado a tener una conducta tan alterada se recupere hasta el punto de no presentar ni rastro de esos síntomas, pero estas dificultades son fruto de los prejuicios hacia las enfermedades mentales, que las asocian a cronicidad, irreversibilidad y peligrosidad. 

El paciente bipolar es una persona normal que sufre un trastorno mental, cuya gravedad puede, en algunos casos, distorsionar intensamente la personalidad. Lo que sí es cierto es que, la experiencia de una manía es de aquellas que no se olvidan y algunos pacientes incluso la echan de menos. Generalmente, la intensidad de los síntomas durante la fase maníaca y el comportamiento anormal del afectado durante la misma acaban comportando la hospitalización. Afortunadamente, los tratamientos actuales permiten devolver la salud mental del paciente con bastante rapidez, de forma que la duración de los ingresos hospitalarios es actualmente mucho más breve que en el pasado y en cuestión de semanas la mayor parte de los pacientes se encuentran en condiciones de seguir un tratamiento ambulatorio.
Pinchar en más información para seguir leyendo.
La HIPOMANÍA es una manía suave. Durante la hipomanía nunca se presentan síntomas psicóticos; el resto de lo que ya hemos explicado respecto a la manía sería válido para la hipomanía, siempre en un grado menor que no comporte una gran alteración del comportamiento que pueda llevar, por ejemplo, a un ingreso. Los límites entre manía e hipomanía son, por lo tanto, difusos. Pero ¿dónde situamos la frontera entre la hipomanía y la alegría? Aunque a veces puede resultar complejo situar dicha frontera, existen algunas características diferenciales obvias: la alegría suele tener una justificación clara, dura poco tiempo y tiende a decrecer con el paso de los días. Todo lo contrario que la hipomanía: ésta puede aparecer sin desencadenante alguno, su duración puede alcanzar varias semanas y suele agravarse con el paso del tiempo. Además, hay síntomas de la hipomanía que no serían propios de la alegría. Nos referimos a la irritabilidad, la aceleración del habla, el insomnio, etc.
La hipomanía puede ser un estado que resulte extraordinariamente agradable. Si es moderada, puede hacer que la persona incremente su actividad, o comportar mayor creatividad o capacidad de liderazgo. El problema es que la hipomanía nunca es estable, todo lo contrario, tiende a empeorar, pudiendo evolucionar hasta una fase maníaca, un episodio mixto o virar súbitamente hacia una fase depresiva.

 Síntomas de la fase DEPRESIVA (no es necesario que se den todos)

 Apatía
 Falta de ilusión
 Sensación de tristeza o de vacío
 Baja autoestima
 Dificultad para realizar las tareas habituales
 Enlentecimiento
 Falta de concentración
 Deseo de morir
 Molestias físicas
 Ansiedad
 Insomnio o exceso de peso
 Pérdida o exceso de apetito
 Inhibición social
 Ideas de culpa o ruina

La fase depresiva del trastorno bipolar es similar a los demás tipos de depresión, especialmente aquellos en los que no hay una causa clara que la desencadene. La persona afectada se encuentra cansada, sin ilusión por nada, apática y desmotivada. Cualquier acto sencillo o rutinario cuesta un enorme esfuerzo y la situación no parece tener salida. Se alteran el sueño, el apetito y la conducta sexual pierde todo interés. Nada parece tener sentido, ni siquiera seguir las normas higiénicas más elementales. Algunos pacientes pueden notar ansiedad, o ideas repetitivas de tipo negativo, con deseos de morir. En casos graves, al igual que en la manía, aunque con menor frecuencia, pueden darse ideas delirantes de contenido depresivo, de ruina o de culpa. Uno de los principales problemas de la fase depresiva es que el afectado no es consciente de que su estado es transitorio, y que con un tratamiento apropiado todo lo que en aquel momento le parece gris y sin sentido, recuperará su razón de ser y su color. Para la persona deprimida, nada ni nadie puede cambiar el infierno en el que se ha convertido su vida, y en algunos casos, el suicidio se ve como la única solución posible, sin comprender que con un tratamiento oportuno se puede recuperar la ilusión de vivir en pocas semanas.
Afortunadamente, la persona que sufre un trastorno bipolar no pasa toda su vida de una fase a otra. Existen períodos en que, tras la recuperación de una crisis de cualquier tipo, el estado de ánimo se va normalizando y los síntomas de la enfermedad desaparecen prácticamente por completo. Estas fases de remisión las denominamos fases de eutimia. Eutimia significa "estado de ánimo correcto". Durante esta fase es precisamente cuando menos nos hemos de confiar, pretendiendo que todo ha pasado y no hay ningún problema. Al contrario, hay que estar atento, sin obsesionarse, para prevenir cualquier síntoma que anuncie una nueva crisis. Para ello es imprescindible seguir las recomendaciones del psiquiatra y la medicación preventiva. Dicha medicación está destinada a alargar el máximo tiempo posible la fase de remisión e impedir, o cuanto menos suavizar, la aparición de un nuevo episodio del trastorno. Estar en remisión no significa estar curado, pero es lo más próximo al concepto de curación. El trastorno, sin embargo, está dormido y debemos procurar que no despierte.
Os dejamos un artículo muy explicativo sobre el trastorno bipolar, escrito por una mujer que padece la enfermedad y la fuente de la que hemos extraído este artículo, donde se detalla más ampliamente este trastorno mental.  

Escrito por Esther Sanz. Psicóloga Clínica U.S.A.

7 comentarios:

fermin dijo...

Me han parecido muy interesantes todos los artículos referentes a los síntomas de las enfermedades mentales.

Anónimo dijo...

Aquí teneis una historia REAL...

http://www.facebook.com/?ref=logo#!/pages/Mi-lucha-contra-el-Trastorno-Bipolar/122217231162528

Tama. dijo...

LA VERDAD AMIGOS ES QUE, APESAR DE PADECER ESTE TRASTORNO DESDE HACE TIEMPO, YO RECIEN LO SUPE HACE UNOS MESES. Y SI, ES DURO; NADIE TE ENTIENDE Y NO ENCAJAS EN NINGUN LADO, SIENTES QUE YA NO ERES NECESARIA/O PARA LOS QUE TE RODEAN Y SIENTES QUE SI MURIERAS LES QUITARIAS UN PESO DE ENCIMA...¿QUIEN QUIERE SENTIRSE ASI?

vicky dijo...

hola buenos días, me acabo de enterar del diagnostico bipolar de una de mis mejores amigas. Ahora mismo esté en el hospital en el parte de psiquiatría. Me siento perdida , no se qué puedo hacer con ella cuando la dejen salir o mientras esté internada.

Anónimo dijo...

hola buenos días, me acabo de enterar que a una de mis mejores amigas le han diagnosticado trastorno bipolar. Ahora mismo está en el hospital, en psiquiatría. He leido algunas cosas pero no se cómo puedo ayudarla. Me podrían ayudar??? y cómo ?????

Blog salud mental dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blog salud mental dijo...

Hola Vicky, te recomiendo que veas las entradas que hemos realizado sobre el Trastorno Bipolar (ahora también llamado trastornos del estado del ánimo) hay comentarios a guías prácticas sobre dicho trastorno escrito por afectados, así como enlaces a documentales, especialmente te recomiendo la carta que publicamos aquí: http://goo.gl/xSR1A
Además (aunque esté en inglés) te recomendamos esta página http://www.whatadifference.samhsa.gov/ sobre la gran importancia que tiene la figura del amigo en el proceso de recuperación de las personas afectadas. No decaigas, la mejor manera que tienes de ayudar a tu amiga es mantenerte a su lado.

Intentaremos hacer una entrada con este material acerca de la importancia del apoyo de los amigos para la recuperación de las personas afectadas por problemas de salud mental. Aquí en español:
http://www.aceptarignorar.samhsa.gov/

Saludos,

César M.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails