martes, 23 de febrero de 2010

La familia: hablan ellos

"Cuando aparece en un miembro familiar una enfermedad mental, comienza una larga lucha en la que, no pocos familiares terminan por cansarse. La principal causa es la falta de información sobre cómo llevar al enfermo.
Sin embargo, hoy en día, esta carencia empieza a ser menor, gracias a la labor de los especialistas y las asociaciones de familiares y enfermos mentales, que van consiguiendo, poco a poco, que lo que parecía algo monstruoso e imposible de sobrellevar, se haga más llevadero.
Y es que ahora, existe más comunicación con el enfermo y más entendimiento de la enfermedad y de cómo actuar ante las dificultades que se van presentando en el día a día.
También es cierto que, en los últimos veinte años se ha iniciado una revolución farmacológica, hospitalaria y comunitaria, las cuales han dado sus frutos y nos han aportado a nosotros, los enfermos mentales, grandes ventajas de las que no disfrutaron otros enfermos del pasado".
Escrito por J.A., hombre diagnosticado de esquizofrenia paranoide.

"Mi familia, que no es muy grande pero ha estado siempre unida, sufrió un duro golpe cuando comenzó mi enfermedad. Antes me admiraban y confiaban en mí. Ahora me apoyan pero no me entienden.
Si ni siquiera yo termino de entender lo que me ocurre cómo puedo explicarles a ellos todo lo que me está pasando.
Sé que en mis fases depresivas y de ideas suicidas, en casa hasta mi perrita sufre. Sé que va a ser difícil sobrellevar las continuas crisis, los errores cometidos. Por eso le pido a mi familia que me perdone y por eso también le digo a cualquier persona que me lea que no deje de apoyar a su familiar con enfermedad mental. Es duro para vosotros y también lo es para nosotros".
Escrito por M.O., mujer diagnosticada de trastorno bipolar.

"Cualquier persona con enfermedad mental necesita más que nadie un apoyo moral y psicológico, al ser más frágil y sensible a las miserias de esta vida.
Tenemos derecho a ser queridos, valorados, estimados, comprendidos y se debe de evitar en la medida de lo posible rodear a la persona con enfermedad mental de un ambiente hostil y violento (tanto física como verbalmente). Ello no sólo agrava la enfermedad, sino que convierte al enfermo en un ser acomplejado y desdichado...."
Escrito por el curioso parlante, hombre diagnosticado de esquizofrenia paranoide.

"Mi familia me ha apoyado mucho durante mi enfermedad, en especial mi madre y mi padre. El resto de mis familiares tienen su vida y no me ayudan tanto como mis padres pero yo los respeto igual.
Mis padres se han tomado mi enfermedad positivamente . Agradezco verles preocupados ya que me quieren mucho.
A veces hacen mucho por uno y uno no se da cuenta de ello. Otras veces, no nos entendemos entre nosotros.
Sé que no lo están pasando muy bien  y que se sienten afectados por todo lo que he pasado, aunque ellos no padezcan mi enfermedad.
Mi padre, por ejemplo, recorre muchos kilómetros para venir a verme y eso lo admiro mucho. Sé que se preocupa mucho por mí. Mi madre no puede venir tanto pero también la respeto. Tiene que cuidar de mi abuela y dispone de menos tiempo".
Escrito por L.H., hombre diagnosticado de esquizofrenia paranoide.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis más sinceras felicitaciones a todo el equipo que está detrás de esta iniciativa. Tanto a los profesionales como a los pacientes. Es un recurso inestimable no sólo por lo que supone de motivación para los propios pacientes sino por mostrar su creatividad, su capacidad de superación y esfuerzo, a la vez que se "saltan muros" del estigma que siempre los ha acompañado. Es un recurso valioso que pienso utilizar en mis clases. Enhorabuena por poner en marcha esta experiencia que tanto trabajo lleva detrás y que tantas repercusiones positivas tiene.
Un afectuoso saludo
Marisela Lopez Curbelo
Profesora Titular de Psicopatología General de la Universidad de La Laguna

Solitudine... dijo...

Los entiendo muy bien, mi familia siempre me ha apoyado, especialmente mi hermana la mayor...cada vez que estoy mal es mi ángel guardián, intento agradecérselo pero no tiene precio lo que hace por mí.
Ella es la secretaria de AFES, adonde empezó a ir buscando un modo de hacerme sentir mejor y de no sufrir ella viéndome a mí. Porque la enfermedad son muros que saltar pero...ante todo, es dolor.

Un abrazo a todos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails