martes, 22 de junio de 2010

Cinco relatos


Cuadro del artista Jorge Murillo
 
Estos son los cinco relatos que algunos de los miembros del taller del blog elaboraron durante el minitaller de creación literaria que tuvo lugar en nuestra unidad la semana pasada:





“Mis padres” de Ca. 
Aquí empieza mi historia. Soy una niña en la playa que está jugando con sus padres en el agua. Estoy jugando con mi flotador. Me estaba divirtiendo, uno rojo y gordito. Era una playa con piedra y el agua jugaba con el cubito del agua. Es una playa que está en Tabaiba Roja, se llega por un túnel en el que hay graffitis con colores, palabras y al salir hay yates que me gustan mucho pero lo que más me gustaba eran mi padres porque me querían mucho y yo a ellos también.


“El sortilegio de la Locura” de C.R.G.A.


 Ella estaba asustadísima. Estaba en el instituto pensando ¡¿pero qué es eso?! Voy por la calle y también las oigo, ¿irán saltando por los edificios?, pensaba por el puente Zurita de camino a clase.¿Son espíritus?, como los que ví con once años, un rayo eléctrico que salió del techo, o como lo que ví en el espejo a los 16, una mujer deformada en el espejo. Al final me puse nerviosa, de mi habitación al cuarto de mi madre se oyeron cientos de gritos en mi cabeza diciendo: ¿no sabe lo que le queremos hacer?, ¿cuál de ellas quieres?, refiriéndose a mis hermanas. Muy intranquila se lo conté a mi madre. Alguien se metió a hacer telepatía en casa. De ese momento hasta hoy, han pasado 20 años.


“ No fue en verano” de J.A.C.D.

 Llegaba el inverno, yo no había descubierto la sensación que aquella chica me trasmitía. En el transcurso de mi existencia tuve el apego con otras chicas, pero la sensación era diferente, sólo tenía catorce años, estaba empezando a despertar en este terreno. Me cambió, me quitó de la mente todo el sufrimiento que había sido mi infancia. Estaba preparando mi examen de ingreso en el conservatorio de música y soñaba con que me haría un gran compositor y aquella chica y yo íbamos a revolucionar el grupo musical al que pertenecíamos, y todo iba a ser valorado por los expertos críticos como un revelación. Fue muy corto el periodo de sueños. Cuando todo aquello terminó porque le ví con otro chico, volví a sentirme hundido, tenía apatía y desgana, poco a poco empecé a vivir la etapa más amarga de mi vida. Cuando me dieron los resultados positivos de mi examen en el conservatorio empezó otra etapa en la cual aquella visión que tenía, me di cuenta que era una ficción, me empecé a mezclar con auténticos profesionales y caí en una realidad que me trasmitía que con el esfuerzo podía conseguir estar en aquel sueño que viví, con o sin esa persona, solo o no.De mi primera relación amorosa aprendí que la pasión loca te hace soñar y en esta vida que vivimos los sueños son para los niños, más  que ello tenemos que ponernos metas a corto o largo plazo, que en un mundo real será lo que nos haga superarnos, y en los momentos de descanso podemos soñar. Pero fue un bonito sueño.

“La incertidumbre” de J.H.P.
 Un frío cortante, cuerpo helado con mi metro diez de estatura, cinco años aproximadamente; sí, había llegado a Madrid. Sensación un poco extraña debido a que jamás había salido de Tenerife, gracias a mi madre que como de un lazarillo se tratara a día de hoy se lo agradezco en el alma. Ella me ayudó a guiarme, de aquí lo del lazarillo, no sé por qué me reitero tanto pero me hace sentir bien. La llegada a Madrid tiene un sentido, estaba enfermo con diagnóstico de poliposis intestinal, la confianza en el HUC se perdió al no dar los especialistas con mi patología. Mi madre, Goya, toma la decisión o alternativa de cambiar de aires y probar con un poco de suerte y fortuna. De manera que mi salvación pasó por las manos de varios médicos y afortunadamente a día de hoy estoy bien de salud aunque con un leve contratiempo cuyo nombre es: trastorno psicótico.
  “El cosquilleo” de L.H.
 Estaba en las rocas de un acantilado cogiendo el sol echado  sintiendo el calor no sólo el del sol que te da de frente sino el calor que desprenden las mismas rocas que han absorbido ese calor que ahora estoy sintiendo absorbiéndose sobre mi cuerpo, te penetraba sobre la epidermis y se iba perdiendo poco a poco dentro de ti. Luego desaparecía y volvía otra vez a la piel para fundirse de nuevo en mi interior, a continuación sentía lo bueno que sería sentir el agua fresca en mi cuerpo después de haber sentido ese calor en él pues me subía a la roca más alta de todas y me tiraba de cabeza, sentía como el agua fresca, en el momento en que el cuerpo chocaba con el agua, poco a poco refrigeraba mi cuerpo entero, de la cabeza a los pies, un cosquilleo. Sólo faltaba el pequeño humo saliendo de mi cuerpo y uniéndose al aire, con un pequeño resquicio de los vientos alisios soplando como una pequeña brisa, que agradaba el perfecto momento que estaba pasando

15 comentarios:

Blog salud mental dijo...

CAROLINA, no sabes lo contenta que me he puesto al ver tu relato: has avanzado muchísimo y además te ha salido una historia muy tierna y bonita.

CAREN, espero que esas voces no te estén dando mucho la lata y que sigas con tus progresos y con esa fuerza de voluntad tan enorme que tanto admiramos en ti.

JUAN, como dice la profesora ( Antonia), tienes madera para contar historias y muchísimas capacidades. Aprovéchalas!

JAIRO, me ha encantado el principio de tu relato, es muy literario. En cuanto a ese contratiempo del que hablas al final de la historia ya verás como poco a poco lo vas superando.

LUIS, uff, de tus primeros textos a este último se percibe una mejoría muy grande. Enhorabuena.
Ya sé que te vas pronto. Mucha suerte en tu nueva etapa. Te la mereces.

MARIO y ÓSCAR, ya me han contado que no tuvisteis un buen día el día de la clase de Antonia. Es lógico que no todos los días estemos igual y que a veces no nos apetezcan hacer cosas. Espero que estéis mucho mejor y que hoy trabajéis un montón en el taller del blog.

Besos para todos, tanto para el equipo del blog, como para el resto de pacientes.
Hasta pronto!!

Esther ( psicóloga clínica USA)

JHP dijo...

Jairo:
Hola Esther,por la parte que me toca mil y una gracias por valorarme el texto y por otra te deseo suerte con tu rodilla(ya nos comentaron como va la evolución).Un beso,Jairo.

Juan A dijo...

Juan Adolfo:
Esther, espero que te estés recuperando muy rápido pues te echamos mucho de menos y no solo eso, es que eres indispensable para nosotros porque eres una psicologa cien por cien completa y muy humana. Ojala que cada dia haya más personas que se entreguen al trabajo como tú y que siga avanzando la Salud Mental con profesionales igual cualificados y humanos. Saludos: Juan.

Nieves dijo...

Nieves:
cómo estás Esther?soy Nieves. ESpero que estes bien, recuperandote de la pierna. Deseo que vengas ya pronto para qu sigas impartiendo las clases con Noemí. Saludos y gracias.

Caren dijo...

Caren:
Te doy las gracias Esther por ayudarme a mi y a todos con tus buenas terapias. Me han dado esperanza a mis problemas pues además de tomar la medicación, son muy beneficiosas para nuestra salud mental. Además de ser entretenidas.

Oscar dijo...

Oscar:
Hola esther, queremos saber saber como va tu recuperación , deseando que vuelvas con nosotros para comaprtir las clases de blog....Espero que todo te vaya bien, yo sigo asistiendo a todas las actividades , también con Paco en pintura y con Noemí tres veces al dia.
De parte de todos te deseamos mucha suerte y que tu incorporación sea lo antes posible.

Carol dijo...

Carol:
Cómo estás tú?Han pasado tantos días. Nosotros estamos bien. Te echamos de menos. Te queremos.

Esaul dijo...

Esaúl:
hola Esther, cómo te av la vida?espero que bien porque todavía queda mucho. Tomate la baja bien. Podrás sentirte bien como yo.

Luis dijo...

Luis:
Hola Esther, espero que te mejores pronto de tu rodilla. Espero estar en contacto contigo más adelante por aqui.
Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Que te recuperes pronto Esther, evidentemente haces mucha falta.

M dijo...

M: no te preocupes tanto por nosotros y ocupate de cuidarte tú también. Aquí seguimos, esperando la salida, bien a veces y otras no tanto.

Noe dijo...

Bueno Esther, desde el taller del blog los chicos han querido mandarte los saludos que leerás. Intentaron mandarte fuerzas, yo creo que lo consiguieron.
Besos!

Anónimo dijo...

Estos relatos son como esencias de cada una de las personas. Son mucho más que relatos En ellos se siente la fragilidad, el sentimiento a flor de piel, el miedo, eso que se rompe por dentro, el frío de lo desconocido, ... Impresionantes!
Cuídate mucho Esther, muchas personas que te quieren, te esperan. Todavía queda mucho camino y se necesitan rodillas bien recuperadas. Para casi nada hay atajos y todo necesita su tiempo.
Un saludito
Gorka

Blog salud mental dijo...

Un beso muy grande para todos y gracias por esos ánimos.
Esther.

UNIDAD DE REHABILITACIÓN SALUD MENTAL (URSM VIRGEN MACARENA) dijo...

Yo cuando he ido mas veces a la playa era cuando chico recuerdo que hacia agujeros en la tierra seca y cuando llegaba a una profundidad empesaba a salir agua, tambien me enseñaron a hacer como montañas de arena cojiendo esta mojarla con agua y apretar las manos salian churretones de arena que iban formando la montaña y quedaba mui guai recuerdo que me daba miedo meterme en lo profundo sin embargo mi hermano era muy travieso y no tenia miedo de nada, yo siempre tuve problemas con las piscinas mis amigos de clase se bañaban sin problama en la piscina grande y yo no podia me hundia al final me bañaba en la piscina de los niños chicos
David

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails