lunes, 21 de junio de 2010

La comunicación en el proceso terapéutico



Mac tiene cerca de 40 años, es argentino y ha estudiado periodismo, psicología y antropología. Es primo de  Alfredo Olivera, el creador de radio Colifata y desde 1996 forma parte de dicho proyecto, habiendo desarrollado su tesina sobre la radio como elemento terapéutico y habiendo colaborado posteriormente en la gestación de Radio Nicosia en Barcelona.

A continuación, os esbozo algunas de sus ideas extraídas de una entrevista que le hicieron nuestros compañeros de Radio Nicosia, todas ellas coincidentes con el espíritu de Saltando Muros y aderezadas por mis propios puntos de vista:

-Tanto en  radio La Colifata,  radio Nicosia y en el proyecto Saltando Muros,  no buscamos enfermos sino personas, más allá de sus problemas.
- El delirio, la enfermedad, hay que tratarlos, pero a las personas que han pasado por la experiencia de un brote psicótico y la consecuente despersonalización, hay que ayudarles a reconstruir su identidad. Esto no lo proporcionan solamente los fármacos (sin duda necesarios en numerosas ocasiones), es un trabajo mucho más complicado en el que hemos de situar como protagonista al afectado por una enfermedad mental.
- Una persona que sólo vive su papel de enfermo, degenera enseguida, aunque entienda lo que le está ocurrienda y cuente con cierta conciencia de enfermedad
- ¿ Qué expectativas posee un enfermo que se cree incurable? La enfermedad, en ocasiones, es también estigma, su mecanismo más resistente.
- Una cosa es la enfermedad y otra su vivencia subjetiva y de ésa nadie sabe más que el propio afectado, por lo que tenemos la plena obligación de escucharles y ellos el absoluto derecho a ser escuchados.
- No es correcto convertir una alteración o trastorno o enfermedad ( los términos pueden ser muchos) en el factor determinante de una identidad.
- La restitución de la capacidad de comunicación es esencial en el proceso terapéutico, para que así podamos ser testigos  del dolor y la angustia reales, no del síntoma anónimo y uniforme de la persona afectada.
- Una persona medicada pero sin rol es una persona vulnerable a la depresión , el sinsentido y el rechazo. De ahí la importancia de generar roles, una identidad distinta a la de enfermo, metas, proyectos, autoestima..
- La terapia que socializa  permite ir más allá del tratamiento puro y duro, devolviendo a la gente la condición previa a su trastorno. Dentro de este tipo de terapias incluimos el trabajo llevado a cabo en la Radio y el proyecto Saltando Muros.
- Tanto la radio como la propia escritura son útiles porque ordenan el discurso del que habla. Concretamente la escritura  proporciona un enfoque más sistemático y más centrado en la solución.
- La propia voz de la persona con enfermedad mental es el mejor remedio contra el estigma además de un elemento indispensable en su recuperación
- El intercambio de información, la sensación de control sobre el medio, de ser escuchados y tenidos en cuenta, son elementos esenciales en cualquier proceso terapéutico.
- Para entender la enfermedad mental necesitamos una comprensión humana del comportamiento humano.
- Es necesario adoptar un cambio de actitud y entender que la enfermedad mental tiene que ver con la vida de quien la padece.

Texto escrito por Esther Sanz ( psicóloga clínica de la unidad de subagudos)

4 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Esto que a unos cuantos nos parece de perogrullo, me temo que es actualmente REVOLUCIONARIO. Es mas, sospecho que en algunos ámbitos será tenido como elementos absolutamente accesorios y no fundamentales, cuando en realidad sin estos puntos que mencionas solo se pueden FABRICAR enfermos en serie.
Como siempre, mi absoluta admiración hacia vuestro trabajo.

etiquetada dijo...

Nadie que base su identidad en el hecho de estar enfermo podrá ser algo más que un enfermo crónico.
Me parece importantísimo, no sólo para los afectados, sino también para su entorno. Si el entorno te "ve" sólo como enfermo, también está contribuyendo a la cronificación. Proteger es normal, es una prueba de amor, pero la línea que separa la protección de la sobreprotección es sutil, y traspasarla puede tener consecuencias desastrosas para la identidad de la persona sobreprotegida. Muchas veces, la sobreprotección se convierte en otro "síntoma" a sumar.
Felicidades por vuestro trabajo, ya se está notando, y más que se notará.
Muchos saludos a repartir

Anónimo dijo...

Si las estadísticas se utilizasen con sentido común, nos sorprenderíamos. Si anotásemos cuantos minutos dedican los psiquiatras a prestar atención a lo que dicen las personas diagnosticadas, no nos lo creeríamos. El tiempo que se dedica a prescribir fármacos, seguramente, es muy superior; entre otras cosas porque se ha acabado imponiendo la idea de que eso de escuchar, es cosa de psicólogxs...
Es cierto que alguien que intente reconstruir su identidad en base a la "enfermedad", su recuperación es difícil, pero no imposible. Hay personas que no tienen nada "sano", sobre lo que dar sentido a su vida, y el trastorno es lo que le ha hecho reconocerse. Esto mismo sucedió con las personas afroamericanas que ya no podían identificarse con su origen y tuvieron que recuperar su identidad desde la nueva concepción del "orgullo negro", este proceso también le ha pasado a otros grupos, homosexuales, trans, queer, etc..., colectivos todos ellxs completamente estigmatizados y excluídos en otro tiempo. Y es también el proceso de algunos colectivos de mujeres feministas o no, que recogieron el relevo de las sufragistas y que lucharon por la equidad. Quizás a alguien le pueda parecer un tanto osadas y fuera de lugar las comparaciones y desde luego, no voy a negarlo, pues no aspiro a expresarme con rigor científico, pero sí a aportar la experiencia de un colectivo de pacientes en Alemania que se llamaba SPK, que reivindicaban la enfermedad como instrumento de lucha, o cómo uno de los más insignes Colifatos expresa, que no sabe si curarse o utilizar la enfermedad para hacer la revolución... Como decía al principio, la escucha es básica, pero es fundamental saber escuchar y para eso no sólo bastan los oídos.
Un saludito
Gorka

Anónimo dijo...

quienes deseen acceder a información sobre el SPK mencionado por otro comentarista, aquí está el enlace a la página oficial de ese colectivo que nunca ha dejado de existir y sigue relacionandose de manera positiva con la enfermedad!!!

www.spkpfh.de/index_spain.html

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails