lunes, 28 de febrero de 2011

Mi experiencia de la locura

Aquí os dejamos una nueva colaboración de Diana, esta vez nos da su visión de lo que es "la locura" para ella.

" Venía conduciendo y de repente me ha venido mi idea de lo que significa la locura, de su sentido... (es mi vivencia personal pero igual las personas que lo lean puedan ver reflejos en lo escrito).
Para mí es una forma extrema, potente, urgente, un intento del ser humano de deshacerse de sistemas de creencias o patrones mentales establecidos, impuestos, ya sea por nosotros mismos o por el exterior. Aquello que nos hace sentirnos como seres limitados cuando nuestra naturaleza no la es.

Cuando una persona entra en un estado psicótico se le muestra, de manera podríamos decir literal, aquello a lo que nos aferramos, aquello a lo que estamos profundamente apegados y que ya colapsa, que caduca. Se muestra de manera literal la idea mental que tenemos acerca de ello. La mente se expande y muestra aquello en lo que cree, o en lo que se ha visto "obligado" a creer. La persona, pues, en pleno estado psicótico siente un tremendo terror por aquello que está percibiendo, que no entiende pero que amenaza su mundo, un mundo que tiene asumido como real pero que no lo es en su sentido literal. De ahí las sensaciones de perder identidad, de confusión, de muerte...

Cuanto más la persona se resista al cambio, más fuerte y más potente será el brote. También, cuanto más fuerte es el brote, cuanta más intensidad tenga, nos indica, desde fuera, lo tremendamente aferrados, apegados que estamos a esa idea en su sentido literal para la persona que lo vive.
Por ello, los que acompañan a personas que atraviesan estos episodios tienen que ser tremendamente comprensivos, compasivos, y a la vez ser el punto de anclaje de la persona que lo sufre, ya que por momentos puede perder toda referencia. Mientras duren estos episodios, uno, desde fuera, no puede hacer mucho más (a excepción de suprimir a la persona mediante medicación).

Cuando logramos distanciarnos, no identificarnos con eso que estamos percibiendo de manera tan potente, cuando logramos ver la sutileza, lo que ese proceso trae implícito, cuando logramos ver lo simbólico, lo metafórico que hay en ello, es cuando nos logramos liberar de esa neurosis, es cuando comprendemos y salimos de ese estado renovados, sintiéndonos más ligeros, más libres de conflictos, transformados. Este es el trabajo una vez la persona haya salido de la crisis y para que tenga el resultado deseado para profesional-paciente deberá ser un trabajo colaborativo. Sólo el paciente tiene toda la información, sólo el paciente conoce enteramente su realidad, pero puede carecer de herramientas que le hagan permanecer en equilibrio. Es ahí donde entra el trabajo del profesional.
(Bueno, la idea que me vino, fue un sentir pero que al querer plasmarlo se hace extenso y aún así no queda plasmado todo lo que querría. En realidad las palabras no sirven de mucho, y si se intenta analizar mucho, al final consigue más confundir que aclarar).
Me apetecía dejar plasmada esta idea y pensé que igual es una buena idea el compartirla. Así que si de alguna manera piensan que sería buena para reflejarla en el blog, les doy libertad de hacerlo. Para eso estamos, para colaborar e intentar ayudar dentro de nuestras posibilidades.
Un abrazo! "

Texto introducido por César M. Estévez (Enfermero especialista de Salud Mental), escrito por Diana (Experta en temas de Salud Mental) 

6 comentarios:

etiquetada dijo...

Excelente explicación la de Diana, es hora de ir hacia el sentido de la experiencia, quizá sea la forma de vivirla y superarla de la forma menos traumática posible. Me parece importantísima la parte del acompañamiento, es la gran tarea pendiente: aprender a hacerlo con la actitud correcta.
Y suscribo completamente la idea de refuerzo de la energía vital una vez superado el conflicto interior que supone una crisis psicótica. Otra cosa es que la medicación lo permita, desafortunadamente lo que pueda tener de alivio de la peor parte del conflicto lo tiene también de anestésico de ese vitalismo post-psicótico. Alivio y anestesia, quizá, sobredosificar y prolongar en el tiempo indefinidamente esa medida no parece un buen enfoque en el medio y largo plazo. Una anestesia artificial puede ser un gran impedimento para salir de cualquier conflicto, produciendo el efecto contrario de perpetuarlo y hacerlo crónico.

Saludos

Diana dijo...

Completamente de acuerdo en cuanto a lo de la medicación. Yo, en mi caso, una vez remitido el brote se me ha retirado el antipsicótico y gracias a ello me ha sido posible la integración y comprensión de lo sucedido. Con medicación represiva creo que es imposible esto ya que te suprime, la mente no puede trabajar con una medicación tan brutal. Quieres hacer la mínima cosa (leer, escribir, ver la tele, etc.)y te vez impedido. Yo, en mi caso, no podía hacer otra cosa más que dormir, todo lo demás me suponía un esfuerzo tremendo.

anx dijo...

Es fascinante cuando la experiencia se queda en superficial (por cierto, todo el día en la cama es difícil tener estímulos su correspondiente lubricante) y luego a posteriori reinterpretarla con los ripios de las cenizas que quedan. Suena tétrico pero que quedan si acaso como la grácil imaginación de estas srtas. Lo sé porque tb he estado en el frente con otra psicosis breve que recidivó en otro ingreso hasta 4 años después!! Son leyes con las que también progresa la naturaleza mediante el error. Pasado el tiempo no es que me impacte más que desde un principio me hubiese defenestrado desde un 3º piso pasó sino que no no faltaba quien anhelaba la experiencia funambulista (porque otra cosa) de levantarse sin casi morder el polvo. Fue hasta que todo se desmoronó... Suele ocurrir. Que los impactos dejan huella. Y sus marcas que no duelen más. La moraleja... +de la mitad de la población psicótica necesita medicación sí o sí, ¿¿cuáles?? curioso si es, 0.75 si se habla de 1.50% raramente siquiera pisa al dispensador de psiquiatría aunque no iría mal. Que hay guerras y escaramuzas es obvio. ¿¿Quiénes?? Las leyes naturales cumplirán su oráculo. demasiadas veces se juega con balas de verdad. Puestos a dar consejos... si vas de viaje vitamínate y supermineralizate. En la calle, ponte condón: no cuesta tanto.

Anónimo dijo...

Gracias Diana por tu colaboración. Siento muy importante la visión interna del "brote psicótico" y su vivnecia desde la vía de cura o de salud, aunque creo importante hacer una precisión, desde mi viswión personal. Creo que lo que estás describiendo no es un brote psicótico sino una crisis espiritual profunda; lo que Grof llama una Emergencia Espiritual, en contraposición a una psicosis.
Las psicosis existen y son estados alterados de la conciencia, no ampliados, como una EE, que aunquie los síntomas sean parecidos o casi iguales, son muy diferentes. La EE es un emerger de material inconciente profundo, de orden espiritual que trata de llegar a la conciencia. Lo hace de forma intespstiva y saca ala persona de la vida cotidiana. Si se permite que el material emergente llegue totalmente a la conciencia, se resuleve el problema y la persona no sólo vuelve al estado "normal", sino que vuelve con una conciencia acrescentada y con una visión difernete de la realidad cotidiana.
En la psicosis, con raices orgánocas, degenerativa del cerebro, no hay vuelta.
Comparto que la medicación no es la salida, es más, en la EE, es mejor no medicar, en absoluto, salvo pequñas dosis, en casos en que la persona tenga dificultades grandes de descanso, qu epueden perjudicar su proceso interno de comnprensión e integración.

anx dijo...

Bueno no creo en realidades alternativas, en el tema, más allá de un desgarramiento biológico (la psicosis siempre es una incidencia personal demasiado abrupta como para insertarlo en lo cotidiano, y la espiritualidad forma parte con naturalidad del día a día de mucha gente). Pero sí que hay personalidades y personalidades, con las condiciones iniciales que conlleva partir de un escalón más arriba o más abajo, o descenderlo más aprisa o más despacio. Yo no he negado que no he sabido verlo, a tiempo, cierta degradación, pero tampoco que quizá otros sí puedan hacerlo. Que ir por el malecón sin casco a ciertas horas puede ser muy divertido y si tienes familia, casa y quien te lama las heridas una experiencia perfectamente factible. No sé, ¿la culpa? A mi más que nada me gustaba era pisarme el acelerador y negármelo. Tampoco esto quiere decir que ahora no me dé más oportunidades pero si quieres aprender acabas por minimizar riesgos y yo no supe o no pude hacerlo más que a destiempo es un sobreaviso. Siento si he sido hiriente, no era mi intención

Un saludo.

Diana dijo...

Muchas gracias por tu aportación anónimo. Estoy completamente de acuerdo con la aclaración. Hay que saber distinguir cuando el proceso es de sanación del individuo, de integración interna, y cuando el proceso es una huida de la realidad, de separación interna.
Hago énfasis en que lo expuesto es mi vivencia particular, mi experiencia, y que lo comparto porque pienso que hay mucha gente que pasa por estados similares pero que no logran la integración y comprensión de lo que les ha ocurrido ni el apoyo externo deseable para que se pueda dar. Quizás mi error fue denominar como "brote psicótico" a algo que no siento como tal en su fondo aunque coincida en su forma, pero que, sin embargo es lo que me diagnosticaron. En mi caso he tenido la fortuna de encontrar en mí las herramientas necesarias para la integración y comprensión y que gracias a eso hoy me encuentro como me encuentro, pero sé que hay mucha gente que queda perdida porque no logra esa integración, esa comprensión y se le priva de voz. Así que aporto mi granito de arena para dar voz a otros a los que no se les permite hacerlo o se les permite pero no se les escucha realmente. Es una pena, el sufrimiento extra al que se le somete a las personas como si ya no fuera suficiente con el sufrimiento interno que traen. Ya sea que en realidad lo que sufre la persona sea un transtorno mental o no, ante todo somos personas y lo único que se exige es que se trate a todo el mundo como tal, toda persona merece ser escuchada y respetada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails