sábado, 24 de diciembre de 2011

Los alumnos de enfermería opinan...



Alumno
En parte la estructura de las plantas sí se parece a lo que me imaginaba y el trabajo que se realiza en ellas también se asemeja a lo que pensaba anteriormente. Hay cosas en las que me ha sorprendido como en la decoración que hay en todo el edificio y, sobre todo, los pacientes en general, ya que se puede trabajar con ellos con más facilidad de la que tenía en mente. Además, se realizan muchas menos actividades de enfermería de las que suponía en principio. Otra de las cosas que no me esperaba es la escasez de recursos de los que se dispone, teniendo que usar revistas y periódicos gastados para leer.
Me ha parecido muy llamativa la importancia que tiene el tabaco en esta institución. El mono que tienen las personas que viven aquí suele ser muy fuerte, siendo muy difícil conversar con ellos cuando quieren fumar y volviéndose muy irascibles cuando no les queda tabaco. Además, se ve claramente un ímpetu enorme al dar las caladas. He llegado incluso a ver a algunas personas que lo pasan realmente mal durante la mañana, esperando exclusivamente el momento en el que pueden fumar.
Creo que es algo que debería tratarse con mayor profundidad por los profesionales que trabajan en este tipo de instituciones.

SARA E.C.
Mi visión del psiquiátrico tras estos días ha cambiado y me he dado cuenta de lo diferente que era de la realidad. Al llegar estaba nerviosa por la incertidumbre de no saber con qué me encontraría, si iba a saber afrontar la semana y sobre todo, desenvolverme con seguridad. Nunca me planteé si iba a aprender y es lo único que he hecho, aprender de esta experiencia. Me he sorprendido de cómo nos recibieron y el buen trato que nos han brindado los pacientes. Haber estado aquí me ha hecho conocer personas con un trastorno o enfermedad mental, verles sin prejuicios y sobre todo, quitar a un lado esa aprensión que la sociedad a veces, tristemente, tiene.

JMER
Mi perspectiva antes de entrar en el hospital psiquiátrico era un tanto desconocida y también al ser desconocida, como todo al principio, te haces una idea de cómo puede ser, realizas juicios en base a los conocimientos que tienes, pero en mi opinión me llama mucho la atención las diferencias entre mi punto de vista y la realidad, ya que difiere mucho y más en un hospital en el que se tratan pacientes subagudos y crónicos que más o menos llevan una vida mejor con ayuda de su familia, profesionales, etc... que en una unidad de agudos. Los pacientes aquí son sociables, respetuosos, colaboradores en muchas actividades. Se podría decir que la enfermedad mental es igual que otras enfermedades, puesto que con el tratamiento correcto, cualquier enfermedad mejora, ya sea en la propia curación de la enfermedad como en el alivio de sus síntomas. Por ello, pediría que la enfermedad mental se socializara como cualquier otra, que se vea como normal y no desde el punto de vista negativo, con prejuicios o tratarlos como si de niños se tratase. Sin duda si esto se consiguiera la evolución de estos pacientes mejoraría.

O.D.
Mi visión de esta unidad es totalmente nueva. Es un campo muy diferente de tratamiento respecto a las otras especialidades. Mi idea se centraba más en el paciente psiquiátrico ingresado con poca autonomía, y al llegar aquí me he dado cuenta que son pacientes totalmente autónomos y con muchas actividades a realizar que son muy interesantes y enriquecedoras. Es un proceso de recuperación en el que se preparan para volver a casa.

 V.G.
En realidad he llegado al hospital psiquiátrico sin haberme hecho ideas previas de como podría ser. Según lo que he visto en estos días pienso que es bastante el trabajo que se puede realizar con los pacientes que ingresan en la unidad. Pienso también que desde un primer momento sentí el miedo que nos entra cuando nos enfrentamos a algo desconocido. Me he sentido muy cómoda con el personal sanitario con el que he compartido en estos días mi periodo de prácticas, también he podido comprobar que quizás tenía ideas equivocadas de ciertas enfermedades o trastornos mentales. Me ha gustado bastante el poder tener la oportunidad de mantener conversaciones con los pacientes de la unidad y que me comenten cosas sobre sus vidas, familia o como se sienten y qué piensan de la situación que actualmente están viviendo.

ALUMNO
La visión que yo traía no se parece en nada con lo que he visto en estos días, porque yo no me imaginaba que los pacientes pudieran andar libremente por el centro, que se le permitiera “ciertos privilegios” como es fumar o comprarse unas golosinas. Yo traía una visión totalmente diferente, seguramente por influencia de la televisión y de lo que te cuentan por ahí.

Textos escritos por alumnos de enfermería en prácticas en el Área Externa de Salud Mental durante el taller del blog.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesantes los comentarios de los estudiantes que se acercan por primera vez al area de psiquiatria ,seguramente tenian ideas impregnadas de prejuicios que han disminuido al contactar con la realidad

Anónimo dijo...

esto ami me da igual porque los alumnos opinan como quien opina en un bar a las tantas dela madrugada, eso del tabaco eso que quieren decir jeje me hace gracia son hipocritas queriendo inponernos alas personas que padecemos una enfermedad en la que se nos manipula nuestra forma de ver la vida nuestros pensamientos nuestra personalidad , este apartado que aveis colgado no nos alluda en nada , bueno continuar asi pero tener en cuenta que somos iguales que ellos , personas seres humanos, un saludo

Tira los Muros dijo...

Soy enfermero (Esther y César me conocen, felicidades por la entrada), valoro la intención de estos comentarios, pero para nada esperanzadores.

Estamos en el siglo XXI, es increíble y muy triste saber cómo piensan los estudiantes de enfermería, cómo rectifican, cómo sufren, cómo hacen un papel o Juramento Hipocrático nada ético...reflejan el estigma social y la ignorancia respecto a lo que es la Salud/Enfermedad/Paciente mental. Ellos no tienen la culpa, son los centros y sus profesores docentes que están estancados, contaminados de la alarma social, de ignorancia, de prejuicios incurables...NO MERECEN LA PENA.

A los estudiantes no les forman sobre la realidad, se creen que con unas clases de teórica vomitiva y unas prácticas irregulares de días semi-obligadas ya pueden cuidar a la persona.
Para cuándo los servicios y centros docentes cuenten con los expertos de la 1ª línea de actuación…para cuándo una persona afectada y conocedora del tema de verdad les enseñe el camino…para cuándo “El paciente Experto”…

Otra cosa, espabilemos!! Trabajemos!! en nuestros servicios como enfermeros, no sólo la administración de la medicación, realizar contenciones(mejor escuchar, por favor) o hacer camas es nuestra labor, somos la profesión que proporciona atención directa, continuada e integral más potente del sector salud…y actualmente en riesgo de extinción en Salud Mental, ya que se apuesta por otras profesiones muy respetables (Monitores, Educadores…) y otras invenciones que no llegan a ser un apoyo completo como los PSI.

Un abrazo, Esther y César, feliz año 2012

Hilari

Anónimo dijo...

un medico, enfermero ats o kulakier persona k entre en el campo de salud mental debe de tener en cuenta pensar con el corazon y con la cabeza a la vez y tener tacto con los pacientes,no sirve de nada por mucho estudio k se tenga si no cumple con esta forma de verlo, esta es mi opinion , un saludo paz y amor

Anónimo dijo...

Veo cierto resentimiento en alguno de estos comentarios, como siempre poco constructivos y frecuentemente bastante indicativos. Existe una falsa idea bastante extendida de que para saber resolver un problema o una enfermedad hay que haberlo sufrido previamente, craso error. Desde aqui quiero animar a los estudiantes de enfermeria que han rotado por el area externa de salud mental, y que parece que les ha servido para cambiar en cierta medida ideas preconcebidas sobre la enfermedad mental, que sigan con esa misma actitud en toda sus rotaciones, para llegar a ser buenos profesionales alli donde acaben ejerciendo, porque casi siempre acabaran contactando con una persona con enfermedad mental y sabran tratarla mas adecuadamente de lo que en algunos servicios medicos de hoy en dia se hace.
Un saludo y aprovechar para desear a todos que pasen unas buenas y felices Navidades.

Blog salud mental dijo...

Hola Hilari, qué bien verte por aquí.
Estoy contigo en que la formación teórica universitaria ( y no solo la de los enfermeros) en muchas ocasiones resulta penosa, impregnada de axiomas y dogmas rancios y muy debatibles, a los que muchos profesionales se quedan adheridos de por vida.
En el caso concreto de los estudiantes de enfermería, pasan por nuestras unidades tan solo una semana, durante la cual forman parte de las rutinas diarias de enfermería, reciben docencia con una orientación claramente enfocada a la recuperación y sobre todo al respeto hacia el paciente, y por lo que a mí me toca, participan en los programas de psicología grupales, escuchando y aprendiendo directamente del auténtico experto: el afectado. Muchos de estos chic@s están ávidos de aprender y absorben rápidamente la filosofía que tan empeñados estamos algunos en difundir. Además, el pasar unos días conviviendo con los pacientes les ayudan a desterrar muchos mitos, y quiero pensar que aunque nuestra contribución es pequeña, es importante para las futuras generaciones.
El papel del enfermero en los servicios de salud mental es esencial y no digamos en los equipos asertivos comunitarios, com ya estáis demostrando muchos (parece que en países como Inglaterra sus intervenciones son parte fundamental de los tratamientos para personas con TMG y que funcionan y están dando grandes resultados).
Un abrazo y mucha suerte para el 2012!
Esther.

Tira los Muros dijo...

Esther, es un honor hablar contigo, totalmente de acuerdo contigo y además comparto tu lucha antiestigma...pero en una semana poco se puede hacer casi nada, no nos engañemos!! no se puede cambiar estereotipos, no se puede cambiar prejuicios, no se puede impedir etiquetar, no se puede cambiar actitudes, no se puede llegar a cuidar, no se puede empatizar porque no se comparten problemas...imposible llegar entender y comenzar a tratar el problema real del paciente mental, nada de grupos ni talleres terapéuticos dirigidos y supervisados por nosotros...deben vivir la realidad, acompañmientos e interacción con ellos de igual a igual en la búsqueda de empleo, vivienda, amistades, convivencia familiar y vecinal, barrio...ahí verían cómo el paciente mental se enfrenta a las dificultades, falta de oportunidades reales...donde se encontrarán con barreras, muros que ellos(los estudiantes) en sus vidas no tienen, el mayor problema del paciente mental...una semana me da pena.

El TAC es un avance para todos los profesionales y pacientes, enfermeria tiene un papael importante pero yo reclamo en los servicios de hospitalización y rehabilitación intensiva, en el inicio de creer y crear un proyecto de vida.

Un abrazo, coincidimos y valoro tu esfuerzo porque yo lo intento igual que tú.

Hilari

ancar dijo...

Estoy con Hilari. No debían existir estos ingresos de media estancia y sí una apuesta clara por tratar al enfermo, en la medida de lo posible, sin arrancarle de su medio. Tener a la gente apartada tanto tiempo de lo que naturalmente puede anclarle es indefendible, excesivamente rígido y artificioso (ya sin entrar en implicaciones éticas), y de unas consecuencias tan imprevisibles (el bisturí perfecto para desmadejar irreversiblemente a cualquier personalidad) que en personas tan frágiles no puede ser justificable nunca. El TAC es un buen modelo no sé que pasa no entiendo los recelos, más me parecen que vienen por motivos ideológicos que otra cosa.

Lo que pido para el año nuevo: no estancarnos, avanzar.

Blog salud mental dijo...

ANCAR, gracias por aportarnos tu punto de vista.
HILARI, hoy precisamente le comentaba a un compañero enfermero mientras charlábamos sobre la evidente mejoría de una paciente tras un cambio de antipsicótico (a Leponex), que bajo mi punto de vista, hasta que dicha paciente no sea capaz de gestionar su vida una vez dada de alta, no considero que haya mejorado realmente. Y para ello, evidentemente es necesaria la intervención en la comunidad, el apoyo, el acompañamiento, la terapia, el seguimiento, la detección de problemas concretos en situaciones reales, etc... Por supuesto que una medicación bien ajustada y eficaz puede ser un gran paso, que las intervenciones durante el ingreso de enfermeros, trabajadores sociales y psicólogos son importantes en el proceso de recuperación. Pero todo esto no es más que el principio de una historia que necesita de más actores y secuencias.
(ahh, comentarte que los alumnos que han escrito esta entrada no están haciendo la especialidad en salud mental; los EIRES (enfermeros internos residentes que llevan a cabo su especialización en S.M.), según me han explicado, rotan durante dos años por muchos dispositivos de salud mental, incluido el ECA o equipo comunitario asertivo).
Feliz 2012!

Esther

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails